MUNDO

GUERRA EN EL CÁUCASO

Armenios y azaríes declaran una tregua "humanitaria"

"La República de Armenia y la República de Azerbaiyán acordaron una tregua humanitaria a partir del 18 de octubre, a las 00H00 locales"

Decenas de rescatistas trataban de encontrar supervivientes entre los escombros y reunían restos humanos en bolsas mortuorias negras.
Decenas de rescatistas trataban de encontrar supervivientes entre los escombros y reunían restos humanos en bolsas mortuorias negras.

Armenia.- Una semana después de acordar un primer alto el fuego, que nunca llegó a respetarse, Armenia y Azerbaiyán anunciaron el sábado una nueva tregua humanitaria en Nagorno Karabaj, que entró en vigor a las 00H00 locales (20H00 GMT), para intentar poner fin a tres semanas de combates en la disputada región.

"La República de Armenia y la República de Azerbaiyán acordaron una tregua humanitaria a partir del 18 de octubre, a las 00H00 locales", informó el sábado por la noche el Ministerio de Relaciones Exteriores de Armenia. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Azerbaiyán confirmó la información en un comunicado idéntico.

La reanudación de los combates hace tres semanas dejó cientos de muertos y tras un primer intento fallido de alto el fuego, concluido hace una semana con la mediación de Moscú, el conflicto se intensificó el sábado.

Azerbaiyán juró "vengar" la muerte de trece civiles, incluido niños, que murieron en un bombardeo nocturno en Ganyá, segunda ciudad del país. Numerosas viviendas fueron destruidas por el misil, que cayó hacia las 03H00 (23H00 GMT del viernes), dejando igualmente más de 45 heridos, según el fiscal general.

El anuncio de la tregua llega después de que el jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, mantuviera conversaciones telefónicas con sus homólogos armenio y azerbaiyano, en las que subrayó "la necesidad de seguir estrictamente" el acuerdo de alto el fuego acordado en Moscú el pasado sábado, indicó el Ministerio ruso de Relaciones Exteriores.

Por su parte, el presidente francés, Emmanuel Macron, "celebró" el sábado por la noche la tregua, añadiendo que esta había sido concluida "tras una mediación francesa conducida en los últimos días y horas en coordinación con los copresidentes del Grupo de Minsk [Estados Unidos y Rusia]".

En Ganyá, los vecinos, llorando, escapaban de la zona por la noche, algunos en pijama y pantuflas, constataron periodistas de la AFP.

- "Crímenes de guerra" -

Decenas de rescatistas trataban de encontrar supervivientes entre los escombros y reunían restos humanos en bolsas mortuorias negras.

"No podemos identificar a los cuerpos, no sabemos si podremos identificarlos en la morgue. Todos están en pedazos", contó, horrorizado, Mayil Shakhnazarov, de 36 años.

"Vamos a vengarnos en el campo de batalla", proclamó el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, en un discurso, calificando a su enemigo separatista y a su apoyo, Armenia, respectivamente de "perros" y "fascistas".

Turquía, principal aliado de Bakú, acusó a Armenia de "crímenes de guerra". La Unión Europea (UE) lamentó por su parte estos ataques y llamó una vez más a "todas las partes a dejar de atacar a los civiles".

Ganyá, ciudad de más de 300.000 habitantes, ha sido blanco de bombardeos en repetidas ocasiones desde el comienzo de los combates, en especial el domingo cuando un misil causó diez muertos.

Los separatistas armenios indicaron el sábado que Ganyá alberga "blancos legítimos": base aérea, estado mayor de una brigada motorizada, fuerzas especiales, centro de operaciones de la defensa azerbaiyana, almacenes de carburantes y fábricas de municiones.

También acusaron a Azerbaiyán de haber atacado durante la noche infraestructuras civiles de Karabaj.

Una horas antes del bombardeo en Ganyá, se registraron ataques azerbaiyanos contra la capital del territorio separatista, Stepanakert, y la ciudad de Chucha, de donde huyeron la mayoría de habitantes desde el inicio de los enfrentamientos, el 27 de septiembre.

Azerbaiyán logró conquistas territoriales en las últimas tres semanas sin haber obtenido sin embargo ningún triunfo decisivo. Bakú no ha revelado hasta ahora el costo del conflicto, ya que no publica ningún balance de víctimas militares.

Los separatistas afirman haber matado a miles de hombres. Oficialmente han perdido a 700 hombres y la mitad de los 140.000 habitantes fueron desplazados.

Además de una posible crisis humanitaria, la comunidad internacional teme que el conflicto se internacionalice. Turquía apoya a Azerbaiyán y Armenia, que respalda financieramente a los separatistas, forma parte de una alianza militar con Rusia.

Nagorno Karabaj, poblado en su mayoría por armenios cristianos, se separó de Azerbaiyán, país musulmán chiita de habla turca, poco antes de la desintegración de la Unión Soviética en 1991, dando lugar a una guerra que dejó 30.000 muertos en la década de 1990. Desde 1994 rige un alto el fuego interrumpido a menudo por escaramuzas y enfrentamientos.

Fuente de la Información: www.infobae.com.ar

¿Compartís la nota?