MUNDO

CHILE

La Iglesia chilena nuevamente en medio del escándalo

La decisión de desplazar a Ricardo Ezzati se produjo apenas 24 horas después de que la justicia rechazara un pedido de sobreseimiento por las denuncias en su contra.

El Papa Francisco
El Papa Francisco

CHILE.-  El papa Francisco aceptó la renuncia del arzobispo de Santiago de Chile, Ricardo Ezzati, imputado en su país por el presunto encubrimiento de abusos sexuales a menores de edad, y nombró en su lugar a un administrador apostólico, informó ayer la Santa Sede.

El un comunicado el Vaticano indicó que el Pontífice aceptó la renuncia presentada por el cardenal, aunque sin indicar mayores detalles, y nombró como administrador apostólico en “sede vacante” al español Celestino Aós Braco, quién se desempeñaba hasta ahora como obispo de Copiapó, en el norte de Chile.

Los obispos deben presentar sus renuncias al Papa una vez que cumplen los 75 años de edad, pero la salida de Ezzati, de 77 años, se produce cuando es investigado en su país por encubrir casos de presuntos abusos sexuales a menores de edad por parte de curas.

RECHAZAN SOBRESEIMIENTO

La Justicia chilena rechazó el viernes la petición de sobreseimiento definitivo presentada por la defensa del arzobispo, en medio de los escándalos por abusos sexuales que sacuden a la Iglesia de ese país en los últimos tiempos.

La Fiscalía indaga la participación del Ezzati en los hechos imputados al ex canciller del arzobispado de Santiago, Óscar Muñoz, acusado por violación y abusos, y al sacerdote Jorge Laplagne, denunciado por los mismos delitos del 2002.

Asimismo, está imputado presuntamente por el encubrimiento del cura Tito Rivera, acusado de un abuso en la catedral de Santiago en 2015.

Sobre la decisión de Francisco, el vocero de la Conferencia Episcopal de Chile, Jaime Coiro, dijo ayer a radio Cooperativa que “cada situación que Dios va poniendo es una oportunidad siempre para corregir, enmendar, reparar y también para abrir nuevos caminos”.

Coiro pidió además que “se esclarezca la verdad, se castigue a los responsables y toda la Iglesia haga la debida reparación de las víctimas, independientemente de quien esté a cargo de la jurisdicción”.

SATISFACCIÓN DE LAS VÍCTIMAS

Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de abusos del sacerdote chileno Fernando Karadima y que fue muy crítico con el papel de Ezzati, celebró su salida en su cuenta de Twitter y expresó su deseo de que el arzobispo “y su banda” respondan ante la Justicia “antes de escapar del país”.

Aós Braco, que nació en Artaiz, Pamplona, en 1945, fue ordenado sacerdote en Pamplona en 1968 y como tal desempeñó cargos como ecónomo provincial de los capuchinos de Chile, promotor de justicia (fiscal) del tribunal eclesiástico de Valparaíso y tesorero de la Asociación chilena de Derecho Canónico, hasta ser nombrado obispo de Copiapó en 2014.

La Conferencia Episcopal de Chile publicó en agosto pasado una lista con los nombres de 42 sacerdotes y un diácono condenados por la Justicia civil o la canónica por abusos sexuales a menores. La Fiscalía chilena investiga 148 casos de presuntos abusos sexuales cometidos por personas vinculadas a la Iglesia Católica, mientras que el número de víctimas asciende a 255, según informó en enero el fiscal nacional, Jorge Abbot.

ESCÁNDALO

Es un escándalo que ha atormentado el papado de Francisco y que tiene en crisis a la iglesia chilena. En mayo, en una dimisión masiva sin precedentes, los 34 obispos de Chile ofrecieron su renuncia al Pontífice por el caso del obispo chileno Juan Barros, acusado de encubrir abusos sexuales.

Los obispos también pidieron perdón a Chile, a las víctimas de abusos y al Papa por el escándalo.

En julio, el ex canciller del arzobispado de Chile, Óscar Muñoz Toledo, fue detenido tras ser acusado de siete casos de abuso sexual a menores, según informaron fuentes judiciales.

En enero de 2018 Muñoz se había autodenunciado por abusos ante la Oficina Pastoral de Denuncias del arzobispado de Santiago y fue separado de su cargo dos semanas antes de la visita a Chile del papa Francisco, que se produjo ese mismo mes.

Muñoz era el encargado de recibir las denuncias en el Arzobispado de Santiago sobre casos de abuso sexual en la iglesia y además era asesor directo de Ezzati, entonces titular del arzobispado. 

Fuente de la Información: red92.com

¿Compartís la nota?