PROVINCIALES

DESAFÍO BRITÁNICO

Inglaterra le cambió el nombre a la Antártida Argentina

Mediante una nueva arremetida, el gobierno  inglés bautizó con el nombre de “Tierra de la Reina” a una porción de la Antártida que le disputa a la Argentina. La decisión fue un homenaje al aniversario de la coronación. En el acto, la reina Isabel escuchó atentamente al canciller William Hague cuando hizo el anuncio en Londres. 

Inglaterra le cambió el nombre a la Antártida Argentina

BUENOS AIRES.- Así como la guerra de Malvinas le ha dado la sensación al Reino Unido de que las victorias otorgan derechos, Londres oficializó otra maniobra bajo la idea de que nombrando un sitio de una manera refuerza su propiedad. Así, en un movimiento más que provocativo , el Foreign Office anunció la decisión de llamar Tierra de la Reina Isabel al territorio antártico que la Argentina autoproclama como propio, y también Chile.
Según el comunicado de la cancillería británica al que anticipó el portal Clarín.com, la decisión forma parte de los homenajes a la reina que este año festejó su Jubileo de Diamante, con sus 60 años en el trono. Y se produce sobre el final de los 30 años de la guerra por Malvinas, que elevó la tensión entre Londres y Buenos Aires por la disputa de soberanía a niveles no vistos en décadas.
El acto de presentación oficial de la “nueva toponimia” antártica británica fue el último acto del Jubileo de la reina, quien de hecho se hizo presente para ver la presentación de Hague, con mapa y todo. 
La porción de Antártida que Londres disputa con Argentina suman 169.000 kilómetros cuadrados yr epresenta un tercio de toda la masa antártica. Además, es dos veces el tamaño del Reino Unido. De hecho, como un acto de unilateral de soberanía a partir de ahora los mapas británicos llevarán el nombre de la reina en esa porción de territorio.
“El Territorio Antártico Británico es un miembro único e importante de la red de los catorce Territorios de Ultramar del Reino Unido. Reconocer el compromiso del Reino Unido con la Antártida, con una asociación permanente a Su Majestad, es un gran honor”, comentó el canciller William Hague, sin mencionar a la Argentina.
El polémico anuncio no deja de ser curioso, porque de acuerdo al Tratado Antártico, que entró en vigencia en 1961 –y del que son signatarios, entre otros, Argentina, Chile y el Reino Unido–, las naciones presentan sus pretensiones de soberanía, que el Tratado no desmiente ni confirma.
Pero hay compromisos muy claros, pero además se define claramente la cuestión de los recursos naturales, sobre las bases que se instalan y que sólo pueden ser científicas y las investigaciones deben darse a conocer. Los recursos no pueden ser explotados y los resultados de las investigaciones deben darse a conocer. Las armas, los desechos nucleares y experimentos radiactivos están prohibidos.
En el año 2009, y siendo canciller, Jorge Taiana presentó ante las Naciones Unidas un pedido de extensión de la plataforma continental nacional ante la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, lo que aumentaría en un 35 por ciento el lecho del subsuelo marino, incluyendo a las islas Malvinas, las Georgias y las Sandwich del Sur y el informalmente conocido como Territorio Antártico Argentino o Antártida Argentina y que, de acuerdo a la toponimia local, es el “Macizo Armada Argentina” en nuestra toponimia.

¿Compartís la nota?